Google, YouTube, 1984 – Orwell tenía razón

La información que obtiene YouTube es valiosa para la big data y estadísticas que obtienen de las personas, países, edades y demás.

Empezaré por desglosar la política de privacidad que estamos aceptando al usar el servicio. YouTube nos recibe con un mensaje amigable «Al utilizar nuestros servicios, nos confías tus datos. Entendemos que es una gran responsabilidad y nos esforzamos al máximo para proteger tu información y permitirte controlarla.» a lo cual nos tranquiliza por que podemos gestionar nuestra privacidad, en lo relativo a otros usuarios, el problema es; ¿Quién controla al vigilante?

Para esta primera parte voy a asumir usuarios obedientes que tengan cuentas es en Google, y además estén registradas con sesión iniciada sesión en el navegador. Ya de primera mano YouTube tiene conocimiento de todo nuestro historial de videos de navegación, independientemente de donde ingresemos a verlos, ya sea dispositivos android (android TV, Android Automotive) Chrome, etc,. Conoce no sólo que consumimos, sino el horario de consumo y el dispositivo que usamos. A esto se suma lo obvio, también conoce nuestra ubicación  y el histórico del GPS de nuestros accesos. Esto no se limita allí, ya que si los dispositivos son Android, YouTube sabe que aplicaciones tenemos instaladas, si usamos el navegador Chrome, las consultas que realizamos y páginas que visitamos, ah! y de paso incluye los correos electrónicos que escribes y recibes (esperemos que no los puedan leer), las fotos y los vídeos que guardas, los documentos y las hojas de cálculo que creas y los comentarios que publicas en los vídeos de YouTube. Google / Youtube también monitorea nuestras actividades de compra. En este punto la pregunta es, ¿para que almacenan toda esta información? En sus políticas dice «Utilizamos tu información para prestar nuestros servicios como, por ejemplo, procesamos los términos que buscas para poder devolverte resultados o te ayudamos a compartir contenido sugiriéndote destinatarios a partir de tus contactos» Pero esto no termina allí:

*Utilizamos la información que recogemos de los servicios actuales para desarrollar otros nuevos.

*Utilizamos la información que recogemos para ofrecerte servicios personalizados, como recomendaciones, contenido personalizado y resultados de búsqueda personalizados.

A estos dos puntos Google nos da un par de ejemplos muy light de como se puede desarrollar, pero es importante pensar en lo que no esta escrito allí, ya que si extraemos esto a una ciudad, a un país, Google entiende que le gusta a la mayoría de personas,  y para nadie es un secreto que como grupo de individuos, somos susceptibles a estar abiertos y dispuestos cuando un extraño se acerca y nos habla de nuestros gustos. Al niño se le llega con dulces e igual educamos con la frase de «No recibas dulces de extraños» ¿Qué sucede cuando no identificamos al extraño? ¿Qué sucede cuando no identificamos en que momento vemos contenido por que nos gusta, o que realmente es el dulce que ya recibimos del extraño y lo estamos consumiendo? ¿hasta que punto podemos identificar como individuos que estamos siendo manipulados por un gran flautista de hamelin que conoce a minucia mucho de nuestra vida?

Compártelo en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *